Causas de despido: alcoholismo y toxicomanía

11/07/2012

cursorrhh10072012b El alcoholismo y la toxicomanía también son causa de despido objetivo siempre que una o ambas afecten al normal desarrollo del trabajo por parte del trabajador. Finalmente lo que se acaba provocando en esas situaciones suelen ser faltas de disciplina y muchas veces provocan otros tipos de causas de despido, como puedan ser falta de asistencia al trabajo, ofensas verbales, agresiones físicas, disminución del rendimiento laboral o vulneración de la buen fe.

Cuando hablamos del alcoholismo y toxicomanía estamos hablando tanto de una adicción como del hecho concreto de estar en un momento determinado dentro del puesto de trabajo tanto bebido como drogado de manera que se impida el normal desarrollo de trabajo o puedan esas situaciones provocar que el resto de los trabajadores no puedan desarrollar normalmente su labor.

Para que la toxicomanía y el alcoholismo se conviertan en causas objetivas de despido es necesario que se produzca la habitualidad y que esas adicciones estén afectando negativamente al trabajo. Por habitualidad estamos haciendo referencia a la persistencia o continuidad de esas actitudes y en la carta de despido tienen que contar esas causas probadas.

Otro elemento que tiene que concurrir es la repercusión negativa en el trabajo del alcoholismo y la toxicomanía y que quede demostrado que es una actitud que interfiere en el rendimiento del trabajador. También se evalúa como causa cuando también afecta indirectamente la rendimiento laboral de los compañeros del despedido.

Imagen: Torben Borj Hansen

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad