magnify
formats

Cómo hacer una buena entrevista personal: trucos y consejos

Publicado en 22 diciembre, 2014
Compartir

Realizar una buena entrevista personal que potencie nuestras cualidades y competencias y que nos facilite la entrada al puesto de trabajo deseado depende de muchos factoras y exige por parte del candidato una correcta preparación previa que le permita destacar por encima del resto.  En este artículo hablaremos de los factores más importantes, desde saber explotar los méritos y capacidades más atractivos del currículum a manejar con éxito la prosodia y el lenguaje gestual y también ahondaremos en cuáles son las preguntas más habituales y cual es la manera más adecuada de afrontarlas. Hay que tener en cuenta que la labor fundamental del seleccionador es  reunir los datos que permitan prever el comportamiento del candidato, la calidad de su trabajo y su fidelidad al puesto. La entrevista personal constituye una fase decisiva para incorporar nuevos empleados, y puesto que es una inversión para la empresa solicitante, se cuida mucho la ponderación de riesgos y ventajas. Toma nota de los siguientes trucos y consejos para mejorar tu perfil y sacarle partido a tus puntos fuertes  si eres entrevistado, para afinar tus habilidades como seleccionador o reclutador de personal o en el caso de querer estudiar rrhh.

Importancia de la preparación previa 

Para hacer una buena entrevista personal, es imprescindible documentarse exhaustivamente acerca de la compañía u organización que lo entrevistará. Si el entrevistador descubre que has invertido el suficiente tiempo a investigar datos de la empresa, su impresión será sumamente positiva. Por lo tanto, intenta averiguar todo lo que puedas acerca de ella. ¿Qué hace o produce? ¿Cómo es de larga su trayectoria? ¿Cuál es el mercado de sus servicios o productos? ¿Cuán estable es? ¿Qué cualidades busca en sus empleados? ¿Cuáles son sus señas de identidad, su branding de marca, su imagen corporativa, sus valores? Podemos encontrar las respuestas en las páginas oficiales de Internet (incluso sus redes sociales), revistas y materiales publicados por la compañía, empleados y asociaciones empresariales. Un buen consejo es tener a mano una libreta, papel y bolígrafo y escribir tus propios apuntes de investigación sobre la empresa, las preguntas acerca de la compañía que tengas e intentes seguir resolviendo y las características del puesto al que te postulas. Si es posible saber de antemano el nombre de la persona que realizará la entrevista, es otro punto a favor para intentar generar un clima de confianza y comodidad durante la experiencia. También podemos preparar preguntas orientadas al seleccionador de personal. Antes de acudir, llevar el material organizado e impecable  (copia del currículum vitae y de las referencias, muestras de tu trabajo, expedientes académicos y copias de cartas de recomendación) Ahora detallaremos como elaborar este documento básico de referencia y cómo explotar sus características más importantes.

La fuerza del currículum 

El currículum en papel sigue jugando un papel fundamental en los procesos de selección de las empresas y es importante tenerlo actualizado, limpio y con la información dispuesta de manera clara y ordenada a la hora de realizar una buena entrevista personal. Sin embargo,  además del tradicional papel con los datos del entrevistado dispuestos por bloques y organizados de manera cronológica (formación académica, experiencia profesional, idiomas, aficiones, datos adicionales, etc…) cada día cobran más fuerza los nuevos formatos de curriculum vitae, más innovadores y diferentes, determinados por la creatividad y cuyo fin es marcar la diferencia dentro de un mundo laboral cada vez más difícil y masificado. Es decir, resultar competitivos y atrayentes frente  a la amplia demanda gracias a resaltar de forma original nuestras principales cualidades.

Dentro de la clasificación de estos nuevos formatos de curriculum, comúnmente conocidos  como currículums creativos, englobamos diferentes tipos de documentos que poseen unas características comunes: se valen de las nuevas tecnologías para lograr la máxima difusión posible, estando activos y en circulación constante en la red, además de resultar permanentemente accesibles para las empresas que quieran reclutar personal (gracias a redes verticales como Linkedin, por ejemplo) y optar por el valor añadido de la presentación original frente a los cánones convencionales. Las vertientes más conocidas son el videocurrículum, el currículum animado o el currículum infográfico. El videocurriculum no es más que una presentación en video en la que el aspirante a un puesto habla de si mismo, de sus aptitudes y sus habilidades, de sus logros y sus ambiciones. Es una especie de “video promocional” de cada uno, podríamos decir. En Estados Unidos, país pionero en esta clase de iniciativas que implican potencial teconológico, es cada vez más habitual el que los buscadores de empleo cuelguen su videocurrículum en los sitios de difusión de vídeos como YouTube o Google Video. Para esta potente opción, sólo necesitas cámara, portátil y mucha disposición para venderte bien. Voz firme, gestos cálidos y naturales y una buena y elocuente expresión verbal son importantes a la hora de llevar a cabo esta herramienta previa a una buena entrevista personal. El currículum animado aúna el poder de las imágenes con el aspecto formal de los currículum vítae clásicos, y se ajusta perfectamente a los criterios de presentación de Internet. Este nuevo formato se sirve de una infografía -imagen gráfica que va acompañada de textos cortos- para relatar y acentuar los logros de la carrera profesional en cuestión. A la hora de elaborarlo, se requieren ciertos conocimientos de diseño gráfico, aunque ahora existen plataformas web basadas en plantillas que pueden facilitarnos muchísimo el trabajo, como son Visual.ly, Piktochart, Easel.ly, Crately. Otras se nutren directamente del perfil que el candidato o la candidata tengan LinkedIn, algunas de ellas son Kinzaa, Re.vu o Visualize.me. Ya sabes, opta por alguna de estas posibilidades para enriquecer tu currículum funcional y darle un toque creativo que convenza a la sección de recursos humanos de la empresa.

Claves para causar una impresión positiva 

La entrevista en si misma es la más importante del proceso de selección, y el primer minuto es crucial para que el responsable de recursos humanos se forje su propia opinión sobre ti, por lo que además de una vestimenta correcta, una postura corporal que transmita seguridad en uno mismo y la manifestación explícita de una clara motivación por el puesto laboral, así como el desarrollo de tus principales aptitudes y conocimientos es fundamental. En primer lugar, la puntualidad es un factor clave: planifica cuanto tiempo te llevará llegar al lugar donde has concertado la entrevista e intenta llegar con diez minutos de antelación. Los expertos recomiendan una vestimenta formal pero nunca exagerada ni pretenciosa, evitando los colores cálidos y prefiriendo el azul, el gris o el negro. Las tonalidades neutras serán nuestras aliadas. Al comenzar a hablar, es importante mantener el contacto visual durante todo el proceso, con el fin de visibilizar la confianza, y no tener miedo de preguntar al entrevistador tus dudas más importantes, como la duración de la jornada, el número de personas que tendrás bajo tu supervisión, o las responsabilidades básicas de tu puesto.

Por otra parte, la postura  corporal es uno de los aspectos de comunicación no verbal más poderosos y que ofrecen más información relevante acerca de tu tipo de personalidad. Mantente erguido, sonríe de vez en cuando y acata las normas básicas de educación, por lo que evita tutear al seleccionador si no te lo indica de forma expresa. Debes saludar al entrevistador con una fórmula convencional, mediante dos besos o estrechando la mano, y no olvides sentarte derecho, ocupando la totalidad del asiento y no el borde. Así pues, durante la tanda de preguntas sé simpático y atento, evitando el nerviosismo y los gestos que lo confirman, como agitarse, dar pequeños golpes en la mesa, tocarse demasiado el pelo o morderse las uñas. Es desaconsejable cruzar los brazos o poner los codos encima de la mesa, así como fumar o pedir cualquier bebida alcohólica. 

En cuánto al lenguaje, piensa antes de contestar (sin esperar demasiado tiempo pues podría interpretarse como síntoma de distracción) y escoge respuestas claras, breves y concisas, sin emplear palabras rebuscadas ni responder con evasivas, dudas o monosílabos. Tampoco utilices expresiones tajantes (siempre, nunca) ni coletillas. Por supuesto, nunca hables mal de las anteriores empresas en las que has trabajado, no te niegues a responder preguntas y en las cuestiones personales, sé sincero y enfatiza tu formación, experiencia y resultados positivos de tus trabajos. Tu actitud debe ser positiva, agradable y entusiasta, sin suplicar por el puesto ni expresar la necesidad de obtenerlo. Expresar tus valores, tus objetivos, tus ambiciones y tus preferencias personales ayudará al entrevistador a configurar una imagen de tu perfil y de tu personalidad, y para ti será una herramienta que te ayude a optimizar el resultado. Recuerda todos estos pasos para conseguir una buena entrevista personal que te permita incorporarte al puesto deseado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10