magnify
formats

Construye un Currículum Vitae en situaciones laborales adversas

Publicado en 10 noviembre, 2014
Compartir

En la actual situación económica, con una alta tasa de desempleo que perdura en el tiempo, tanto en España como en Europa (a diferentes niveles), es de vital importancia ostentar una formación y conocimiento de calidad a la vez que tratar de reciclarse constantemente a los ritmos de cambio que marcan los mercados de trabajo.
Es por esta razón que ha cobrado importancia que, tanto los trabajadores en situación activa como los trabajadores jóvenes que empiezan a salir al mercado laboral, cuenten  no sólo con formación reglada (títulos universitarios, másteres, …), sino también con formación cualificada orientada a un proceso o nicho laboral concreto.
Si bien es cierto que la formación general es recomendable para aquellos empleos sin grandes necesidades de conocimiento, que pueda insertar a trabajadores procedentes de otros sectores laborales diferentes, las perspectivas del empleo a corto y medio plazo van orientadas hacia la consecución de trabajadores expertos en su rama y campo.

¿Qué es lo que se puede hacer en situaciones en las que el empleo es escaso, o éste es va enfocado a otros sectores y nuevos campos de conocimiento? La respuesta es sencilla: Saber. Saber consiste en tener un conocimiento general pero aplicado en las tareas del trabajo y enfocarse en una tendencia.
Algunas de las acciones con idea de mejorar la situación laboral de los empleados cuando las cosas no van bien son:

1. Profundizar en las tareas de la empresa.
A menudo nos centramos en las tareas recurrentes y repetitivas de nuestro puesto de trabajo, sin percatarnos si es lo mejor o único que sabemos realizar. La importancia de acaparar o tener conocimiento en otras funciones del puesto de trabajo es sustancial a la hora, por ejemplo, de realizar despidos o recolocar a empleados.

2. Atender a la situación de la organización.
En situaciones adversas es importante implicarse e interesarse por la deriva de la empresa, los empleados e incluso los problemas que puedan surgir. Los directivos suelen tener en cuenta a aquellas personas más motivadas y preocupadas realmente por el devenir de la firma y los resultados alcanzados.

3. Ser innovador
Progresivamente las grandes (y medianas) empresas fomentan la creatividad y “how-know” de sus empleados de forma autónoma. Incluso crean proyectos internos para incentivar y ascender a aquellos trabajadores que desarrollan todo su potencial por encima de las limitaciones del puesto de trabajo.

4. Especialización versus generalidad.
Tal y como comentábamos más arriba, ¿qué es preferible?, ¿un Currículum orientado a saber un poco de todas las tareas o mucho de una sola de ellas?
Dependerá del campo de trabajo de la empresa y el departamento donde estemos asignados, o si se trata de una relación laboral de larga duración o temporal.
Generalmente las empresas suelen formar a sus propios empleados como un incentivo personal y orientado a incrementar la productividad del trabajador, pero debemos atender si la formación ofrecida por la empresa es útil y está directamente relacionada con el objeto de la misma.

5. Véndete bien
Promocionarse, sin excederse ni mentir, es bueno incluso cuando estás estable en una empresa. No es necesario que vayas con una hoja curricular siempre encima ni una nota pegada en tu cara pero si informar puntualmente de tus logros, formación y mejoras. Existen para ello redes sociales como Linkedin, con las que informar directamente tanto a tus colegas y compañeros de trabajo como a los jefes y a otras empresas.

6. No encender el ventilador de CV.
No es recomendable apuntarse en todas las ofertas de empleo que vayas viendo, ni a las que no estés seguro que te puedan seleccionar, ya que puede llevar a la desesperación y desilusión.
Por el contrario, es pertinente que te centres en las ofertas relacionadas en lo que sabes hacer, hayas hecho en el pasado y creas que puedes alcanzar.
Ponte en el lugar de un seleccionador de recursos humanos, ¿escogerías a alguien que dice que saber hacer de todo sin certificar?.
Es mejor centrarse en portales y agencias de empleo especializadas, acudir a asociaciones de profesionales y clústers.

7. No ser tóxico
Las personas tóxicas generan ambientes tóxicos. Cada vez es más habitual en las empresas tratar de contener a las personas que generan problemas y situaciones tensas, tratar de llegar a entendimientos y en el peor de los casos, deshacerse de ellas, de forma que se consiga un buen clima dentro de la empresa.

8. Sé sincero, responsable y está a la altura.
Hay que dejar claro que eres una persona fiable, honesta y a la altura de cualquier circunstancia e imprevisto.
Son en estas situaciones en las que de verdad se ve la valía de cada persona, la calidad de la misma y el ser de cada cual.
Hay que mostrarse responsable y asumir responsabilidades en cualquier tarea, y lo más importante, transmitir siempre seguridad con respecto a los demás.

9. Ser proactivo y positivo.
Una de las cualidades más valoradas por los empresarios y los directivos es la posición de los empleados frente a los problemas y situaciones negativas.
Nunca hay que proyectar frente a los demás las situaciones límites, críticas, quejas; sino tratar de mejorar desde la posición y estamento de cada persona, ideas y soluciones que ayuden a solventar los problemas.
No hay que hablar mal de los compañeros ni los superiores, aunque no es recomendable guardarse la opinión y crear hartazgo.

En cambio, si estás desempleado y la que quieres es entrar y conseguir un puesto de trabajo, las acciones a desarrollar van enfocadas a cautivar y convencer a los empleadores.

Hoy día es posible conocer de varias formas y evaluar la valía de un candidato. Por esta razón las empresas cada día se interesan más por personas normales, honestas e ilusionadas y no por aquellos que cuenten con “superpoderes” en su currículum o mientan en cuanto a su formación, empleo o experiencia.
Lo primero que aprenden los profesionales que se encargan de la selección de personal en cualquier curso de recursos humanos es a identificar los currículos que cumplen con los requisitos de la vacante y en la mayoría de los casos, entre candidatos con similares cualidades, elijen a aquel con una formación más general, en vistas de poder optar y rotar en los puestos de la empresa, salvo si son tareas técnicas o muy específicas, ya que los candidatos polivalentes son más flexibles frente a los de formación específica.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10