La gestión de la felicidad en RRHH

10/01/2013

¿Por que hay tan “buen rollo” en Movibery? Tienen un Hapiness Manager, o un director de la felicidad que desarrolla políticas de gestión para conseguir que los trabajadores sean felices en la empresa.

Movibery es una PYME de unas 50 personas, con sedes en Madrid, Sevilla y Barcelona, que se dedica a la estrategia y el desarrollo de aplicaciones móviles. En estos momentos de crisis, tiene los mismos problemas y ventajas que el resto de PYMES españolas, sin embargo sus balances económicos son positivos y comparten esta positividad con sus empleados. A fin de cuentas, la felicidad tiene impacto en la cuenta de resultados, tal como explicamos en nuestro curso de recursos humanos, la paz social e incluso la felicidad entre los trabajadores puede significar beneficios económicos para la organización.

La gestión de la felicidad consiste en fidelizar a los empleados, que se sientan cómodos, seguros y “a gusto” en su lugar de trabajo, y que no se planteen cambiar de empresa para ganar más dinero o mejorar su carrera profesional. Por ello, uno de los puntos clave es la flexibilidad laboral, no se ficha, nadie controla los horarios, no se piden justificantes médicos, se puede compatibilizar los horarios laborales con los de la vida laboral. En definitiva, se confía en el trabajador y en su capacidad de trabajo. Porque un trabajador feliz con su trabajo es un trabajador productivo y eficiente.

La política de RRHH va más allá del teletrabajo o de medidas de conciliación, en Movibery han dado un paso más. Son las necesidades y los proyectos de los clientes los que marcan la carga de trabajo y las jornadas laborales.

Otro pilar básico de esta gestión de la felicidad en los RRHH es poder detectar los problemas potenciales que puedan interrumpir o viciar el clima o comodidad de los empleados en la oficina. Una herramienta que han desarrollado al respecto es una pizarra en la entrada de la oficina, donde los propios empleados tienen que marcar si su jornada laboral ha tenido un punto positivo o uno negativo.

Existen otras medidas relacionadas con esta comunicación constante y que promueven la co-responsabilidad, como reuniones quincenales o un discurso sincero y directo con los empleados, tanto para dar buenas noticias como malas. Así, a la hora de despedir a un trabajador, se le dan tres toques de atención para indicarle que comportamientos no encajan en la filosofía de la empresa.

Fuente: Hrlab

Foto: Movibery

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad