La relevancia de las personas en las organizaciones

15/11/2019

En la actualidad las personas tienen un mayor peso específico en las organizaciones, que el que se refiere a su puesto de trabajo. A esta relevancia, cabe sumarle la aportación personal, tanto en el trabajo en sí como en la organización en la que este se enmarca. Ya que esta acaba determinando las competencias del trabajador en la compañía.

Y es que el hecho de actuar de una manera competente implica tres elementos, que incardinados acaban produciendo que el trabajador (la persona a fin de cuentas), acabe rindiendo en su ocupación laboral y en su puesto de trabajo en las organizaciones:

1º Saber actuar 

El primer elemento que predispone a la competencia laboral es saber actuar. Este elemento se puede potenciar mediante la formación del trabajador para adaptarse a los cambios que a lo largo del tiempo se producen en su área de desempeño. Esta  será la suma de lo conseguido hasta el momento de entrar en la organización a través de sus estudios previos, y la impartida por la compañía a lo largo de la vida laboral.

La formación tiene que ir complementada mediante el entrenamiento, que permite el desarrollo de los aprendizajes adquiridos.

2º Poder actuar

El poder actuar, lleva aparejado que se den las condiciones para que la persona pueda desarrollar su trabajo en las organizaciones. Aquí hablaríamos de que el trabajo se encuentre adecuadamente organizado; es decir que exista un entorno que provea de los medios necesarios para desarrollar la función, una red de recursos y unas atribuciones que legitimen la construcción de las competencias.

3º Querer actuar en las organizaciones 

El último punto, querer actuar, está influido (bien positiva o bien negativamente) por la propia imagen. Es por ello que es de suma importancia que exista un entorno en el cual el trabajador tenga reconocimiento y confianza y que el lugar de trabajo en el que se desarrollan las competencias laborales sea estimulante y permita la construcción de las competencias.

Concluímos en definitiva que la relevancia de las personas en las organizaciones va mucho más allá que la función (por muy completa que sea) que desempeñan en su puesto de trabajo. Ya que debemos sumar la propia personalidad, y los valores añadidos que los profesionales pueden aportar a las compañías.

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad