La Seguridad Social y los emigrantes

31/10/2012

Como norma general los trabajadores que tienen permiso de trabajo y residencia tienen la posibilidad de ser cubiertos por el paraguas de la Seguridad Social, aunque algunas de las coberturas de la Seguridad Social están vetadas para ciudadanos extracomunitarios lo que supone una discriminación con respecto a los nacionales.

Esta desigualdad es evidente en la asignación económica de hijo a cargo de manera que el hijo tiene que convivir en el mismo domicilio que sus progenitores. Otra de las desigualdades se muestra en los requisitos que los emigrantes tienen que cumplir para poder recibir una pensión no contributiva de jubilación e invalidez. En el primer caso el emigrante tiene que acreditar 10 años de residencia legal en España, de los cuales 2 tienen que ser consecutivos.

La discriminación también se tiene que ver con las pensiones no contributivas de invalidez para lo cual el emigrante tiene que acreditar cinco años de residencia legal en España de los cuales dos de ellos tienen que ser consecutivos y previos a la solicitud de la pensión de invalidez. Por otro lado la asistencia sanitaria está asegurada a cualquier emigrante que tenga residencia legal en España. De todos modos para solventar esos problemas se imparten cursos de recursos humanos a los inmigrantes.

De mismo modo, y aunque no se encuentren legalmente en el país, los menores, embarazas y parturientas tienen derecho a la misma asistencia sanitaria que recibe cualquier nacional. Los inmigrantes irregulares tendrán derecho a prestaciones de la Seguridad Social a prestaciones por accidente de trabajo o enfermedad profesional. En estos casos la Seguridad Social establecerá un procedimiento sancionador contra el empresario que contrate emigrantes irregulares.

Imagen: Fibionacci Blue

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2018   Aviso legal   Política de privacidad