magnify
formats

Poco compañerismo afecta el rendimiento

Publicado en 31 agosto, 2017
Compartir

Es posible que alguna vez hayas sentido que en tu empresa hay falta de compañerismo y por este motivo, la sensación creciente de estar solo ante el peligro, te haya llevado a rendir menos en tu trabajo. No te preocupes, porque esto es algo real y que pasa más a menudo de lo que debería ya que el individualismo y otros problemas personales, siguen afectando a ciertos plantillas huérfanas de un buen liderazgo y esto a su vez, afecta notablemente al rendimiento laboral de los trabajadores y reduce la productividad de la empresa. También la competitividad de la organización puede decaer por culpa de la falta de compañerismo. Ahora bien, cómo podemos ayudar a que los equipos estén menos desestructurados. A continuación trataremos este tema a detalle y evaluaremos cómo reconocer los perfiles que fomentan esta situación para poder editar mantener un mal ambiente laboral en la oficina.

¿De dónde nace el poco compañerismo en el trabajo?

El poco compañerismo en el trabajo supone una derrota para cualquier grupo que tenga un objetivo común. Sin embargo, no todos estamos hechos para el trabajo en equipo. La falta de camaradería es un mal que existen algunas organizaciones y que en la mayoría de las ocasiones, se alimenta de la falta de liderazgo. Para evitar que los equipos te andes estructura dos , hay que poner mucha tensión a la selección del personal y esto es un trabajo interesa mente del equipo de recursos humanos . Eso sí , en algunos casos , la falta de compañerismo viene después , por errores en la sección de el equipo que provoca mal clima laboral . Cuando esto pasa , se tiene la situación es de conflicto , corrillo incluso van dos y esto hace que los colaboradores decidan ir por su camino (cayendo en el individualismo) y seguir sus propios ritmos de trabajo, para evitar problemas. Así , algunos se aíslan, otros forman grupos cerrados a los que es imposible acceder y en fin, nada funciona como debería.

Consejos para solucionar la falta de compañerismo en el trabajo

En primer lugar, lo que se recomienda es realizar que ha motivado el poco compañerismo en un centro de trabajo. Cuando se descubre que existe este problema, debemos saber que esto por lo general se ve motivado por la actividad de un colaborador en cuestión que puede que tengo un plan de desarrollo mayor al de sus compañeros, el típico trabajador que se cuelga medallas y pone zancadillas a los demás para poder promocionarse dentro de la empresa. El clásico trabajador que tiene miedo de compartir información con el resto de sus compañeros o que peca de individualista.

En estos casos, hay que hacer un mea culpa y pensar que realmente si este tipo de personas pueden funcionar así es porque la cultura de la organización lo está permitiendo e incluso promoviendo. Por lo tanto, aunque parezca mentira, en los equipos es el jefe el responsable de la gestión de las relaciones entre las personas y por tanto podemos decir que el jefe mismo es quien fomente este tipo de comportamientos, ya que los considera una muestra de competitividad.

Aunque esto sea un error, pasa muchas veces y hay que saber cuándo frenarlo. Hay que mirar al líder y evaluar bien a los colaboradores para saber desde donde está surgiendo el conflicto. Una vez evaluados esto, hay que darnos cuenta de qué tipo de grupo se han formado alrededor de estas personas tóxicas ya que esto suelen ganar adeptos porque saben que solos, por sí mismos, no tienen la suficiente fuerza.

Hay personas tóxicas en las oficinas que suelen ser llamados también vampiros emocionales, personas que tratan de sacar ventaja de las situaciones y que son capaces de darle la vuelta a cualquier circunstancia para robar la energía de sus compañeros. Aunque es difícil decirlo, esta es una de las peores personalidades con las que se debe trabajar en equipo. También existen otro tipo de personas como por ejemplo las personas irresponsables, que pasan de todo y que terminan siendo un lastre para la consecución de las metas de equipo. O por ejemplo, nos encontramos con el perfil de la persona insegura, que termina delegando todo su trabajo y que a veces puede jugar con el sentimiento de ternura que despierta en el resto de compañeros.

Existen también algunas personas veteranas que esgrimen sus años de trabajo como una arma y a quien les cuesta reconocer los méritos de las personas más jóvenes… Una vez detectados, será básico tratar cada problema de forma individual hasta encontrar, mediante la negociación, la salida que pueda restablecer el equilibrio en el equipo.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10