magnify
formats

¿Por qué invertir en formación para los trabajadores?

Publicado en 20 noviembre, 2016
Compartir

Actualmente ya no existen demasiadas barreras para el acceso de las empresas a la tecnología; además, la creación de nuevas ideas de emprendimiento y la estandarización de la producción, deja pocas cosas con las cuales una empresa se pueda diferenciar y definir su valor competitivo. Con ello, existe la posibilidad de diferenciarnos casi únicamente a través del capital humano con el que contamos. Dicho todo esto, queda poco margen para seguir diciendo o pensando que la formación para los empleados es sinónimo de gasto.

Motivos por los cuales conviene invertir en formación para los trabajadores

– La sensación de estancamiento es algo bastante común entre los trabajadores que, después de algún tiempo en la misma posición, sienten que empiezan a caer en la rutina de hacer siempre el mismo trabajo y en el mismo ámbito de desarrollo. Con la formación para los trabajadores, esto se evita y el aprendizaje da el poder a las personas de descubrir nuevas áreas donde pueden realizar sus funciones. Además, da la posibilidad de implementar nuevas competencias al desempeño diario de las personas, lo que incrementa su bagaje cultural y profesional.

– En segundo lugar, permite delegar tareas y abarcar nuevas áreas de desarrollo de negocio. Cuando los empleados adquieren nuevos conocimientos, se vuelven también más autónomos y esto quiere decir que pueden aceptar nuevas funciones sin necesidad de tener detrás una supervisión continua. A la larga, esto aumenta la flexibilidad de las empresas, y con los conocimientos que van adquiriendo los trabajadores se empiezan a abrir puertas a nuevas ideas y nuevas áreas de negocio que quizás hasta el momento no se habían explorado.

– El tercer motivo para invertir en formación para los trabajadores es que incrementan la productividad de los mismos. Al tener mayores conocimientos, mayor experiencia y, en consecuencia, mayor seguridad en sí mismos, la producción de la empresa aumenta notablemente ya que pueden abarcar más ámbitos y desarrollar su trabajo con una calidad superior. El trabajador se siente más motivado, por lo que su éxito será más fácilmente accesible y esto se refleja en la competitividad de la empresa que incrementa y permite alcanzar muchos más proyectos e innovaciones.

– El cuarto punto se refiere a un mayor aprovechamiento de los recursos humanos. Durante las formaciones para las personas se descubren talentos quizás escondidos, se abren puertas a nuevas posibilidades y, cuando esto se aprovecha, es posible que los especialistas de diferentes materias dentro de la empresa puedan formar a otros trabajadores, iniciando un proceso de retroalimentación que favorece el clima laboral y que ayuda a identificar las potencialidades de los talentos dentro de la empresa.

– Otro motivo muy importante para invertir en formación para los trabajadores es la mejora que se obtiene en términos de imagen de marca. Una empresa que apuesta por sus trabajadores es una empresa que suele ser bien vista tanto internamente como externamente. Desde dentro, la fuerza laboral se ve mucho más motivada y cuenta a sus conocidos sobre cómo la empresa se interesa por su crecimiento. Poco a poco, a medida que la empresa va creciendo, este tipo de rumor positivo va ayudando a mejorar la imagen externa de la empresa. Asimismo, de cara a la opinión pública y a los clientes se crea una imagen de prestigio, y la empresa resulta mucho más atractiva. También podemos hablar de la inversión en formación para los trabajadores como una forma de atraer y retener talento y un medio para crear un gran equipo de trabajo donde se fomente la cultura empresarial.

La formación para los trabajadores no tiene por qué ser un gasto para las empresas. De hecho, se pueden realizar formaciones por grupos de forma que se reducen los gastos y se mantiene un alto nivel de motivación. En algunas ocasiones, pensar que los trabajadores sólo aprecian los incentivos dinerarios es un error. Conviene evaluar si para ellos puede ser más motivante recibir un curso de formación, quizás nos sorprendamos de la respuesta, ya que muchas veces en entornos profesionales suele ser así. Obviamente, para los trabajadores, recibir un curso de formación es un modo de crecer y, si son conscientes de la alta importancia de la empleabilidad y la competitividad en nuestros días, seguramente lo agradecerán con creces.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10