magnify
formats

Problemas comunes en Recursos Humanos

Publicado en 9 abril, 2015
Compartir

Las personas que componen la fuerza de trabajo de una empresa son el recurso más importante y valioso, por lo que resulta absolutamente necesario cuidarlo, estimularlo, capacitarlo y promoverlo lo máximo posible desde el equipo de Recursos Humanos de la empresa. Ni siquiera la maquinaria de puede llegar a compararse con la eficiencia de la mente humana ya que el verdadero éxito de una organización pasa siempre por el hecho de que se tomen las decisiones humanas más adecuadas en cada momento.

Aunque las empresas, desde sus departamentos de Recursos Humanos, intentan alcanzar la excelencia y se esfuerzan para que día a día los trabajadores gocen de un ambiente laboral acogedor y proclive a la eficiencia, es común encontrar ciertos problemas que se repiten en todas las empresas, independientemente del sector al que pertenezcan. Son situaciones que a veces parecen simples pero que pueden acarrear graves consecuencias en el desenvolvimiento de la institución desde el punto de vista empresarial.

Los clásicos problemas contra los que lucha Recursos Humanos

Falta de capacitación

Uno de estos problemas comunes es la falta de capacitación. Cuando una persona que forma parte de un equipo y que ocupa un puesto con unas funciones determinadas no ha recibido la capacitación que requiere su trabajo, se reducen notablemente las posibilidades de que sus tareas sean desarrolladas de manera eficiente. Es común en este entorno que se retrasen las entregas, que se repitan varias veces los procesos (incluso aquellos que pueden ser bastante simples) y que se inicie un ciclo de trabajo de “ensayo error” con costes altos. La capacitación del personal es, en muchos casos, costosa y  muchas veces requiere una inversión de tiempo importante; sin embargo, es necesario que sea realizada.

La labor del departamento de Recursos Humanos es justamente detectar en qué momento es necesaria la capacitación y para qué persona en concreto se debe ofrecer. Cuando un trabajador se encuentra con una carencia de conocimientos para desarrollar alguna tarea, puede caer en el temor de que, si lo comunica, pueda perder el trabajo. Este miedo es un error fatal que debe evitarse mediante unos procesos de comunicación basados en la confianza y recalcando siempre a los trabajadores que lo más importante para todos es el cumplimiento de los objetivos y si para ello es necesario aprender algo nuevo, se debe hacer.

El departamento de Recursos Humanos eficiente consigue establecer estos canales de comunicación y funciona como facilitador de los procesos de capacitación para los empleados. Además, intenta en la medida de lo posible que la inversión se rentabilice, intentando ofrecerla por ejemplo, a varias personas a la vez, organizando talleres que puedan beneficiar a todos los trabajadores, etc.

Falta de concienciación

El segundo gran problema al que se enfrenta normalmente un departamento de Recursos Humanos es la falta de concienciación. Esto se produce cuando uno de los miembros del equipo no quiere hacer su trabajo de la manera correcta, afectando a la empresa y a sí mismo.

En algunos casos es posible ver cómo las empresas prefieren mantener a empleados que no desean trabajar más, simplemente por evitar el pago de la indemnización o por esperar que “milagrosamente” las cosas vuelvan a ser como “antes”.

Los líderes a veces no se dan cuenta de la gran pérdida que esto supone ya que para que exista la eficiencia es absolutamente necesario que tanto la empresa como el empleado tengan un acuerdo beneficioso por ambas partes para que gracias a la satisfacción mutua, se pueda trabajar de la mejor manera posible.

El departamento de Recursos Humanos debe revisar aquellos casos en los que se detecte falta de conciencia del deber, analizarlo de manera individual y actuar en consecuencia. En el caso en el que no sea posible realizar acuerdos en positivo, es preferible cerrar el trato de trabajo y contratar a una persona nueva

Métodos de selección poco apropiados

Un tercer problema con el que se encuentra normalmente un departamento de Recursos Humanos son los métodos de selección poco apropiados. En ocasiones, dada la carga de trabajo, algunas empresas prefieren renunciar al hecho de encargarse de la selección del personal y por ello, contratan a una empresa especialista en reclutamiento del sector.

Sin embargo, en las empresas donde sí se realizan procesos de selección internos, suelen realizarse con procesos lejanos a la realidad de las necesidades de la empresa o derivados a personas que no tienen los conocimientos necesarios para la toma de las decisiones de entrada de personal nuevo a la empresa.

Los encargados del reclutamiento deben tener habilidades para detectar a las personas adecuadas para cada posición, limitando así el riesgo de equivocarse, algo que, aunque siempre existe, se debe intentar minimizar. Buscar un encuentro entre lo que se necesita realmente en la empresa y lo que la persona candidata puede ofrecer, es considerado casi un arte para el que hay que aprender a detectar perfiles y conocer a fondo las tareas de cada puesto.

Los conocimientos en psicología son también de gran importancia en este sentido y soportan de mejor manera la decisión de tomar a una u a otra persona en caso de similitud de perfiles.

Exceso o falta de personal

Otro de los problemas más frecuentes es el exceso o falta de personal. Cuando el personal es excesivo, casi siempre se puede hablar también de “burocracia excesiva”. En estos ambientes es posible que los procesos sean muy complejos y poco claros y los costes se elevan de tal manera que se inicia el declive.

Lo opuesto a esta situación es la falta de personal. En las empresas con pocas personas, los trabajadores suelen tener mil usos, algo que, aunque a corto plazo puede ser un ahorro, a largo plazo se convierte en una gran pérdida de talentos y de eficiencia.

Las personas no pueden estar enfocadas en muchas actividades a la vez y, de hecho, se recomienda que cada uno desarrolle sus propias destrezas y especialidades en el trabajo y esta idea es totalmente imposible de hacerse real en un ambiente donde la exigencia del multitasking es extrema por la falta de colaboradores.

Problemas de comunicación

Los problemas de comunicación son fallos que se pueden dar en el ámbito de lo interpersonal o a partir de los jefes hacia los empleados. La consecuencia común a todos ellos es el mal clima laboral, un espacio determinado por el estilo agresivo en la comunicación. Los conflictos y rivalidades con las que ha de lidiar el departamento de Recursos Humanos conducen a problemas de coordinación y a falta de solidaridad en el día a día

Relación con abogados

Entre otros temas, el Departamento de Recursos Humanos suele caer en el error de no consultar a los abogados. Este error que suele darse constantemente en departamentos jóvenes puede acarrear grandes problemas económicos importantes.

La ley laboral es compleja y variable por lo que las demandas pueden tomar por sorpresa a cualquiera si no se mantiene el constante diálogo con el área legal y se intenta establecer un método eficiente para mantener a todos los miembros del equipo de Recursos Humanos al tanto de las novedades, al menos en líneas generales.

La falta de previsión, la inflexibilidad y la actitud defensiva suelen ser otros de los problemas graves que muy comúnmente se encuentran en Recursos Humanos

¿Se involucran tus empleados?

Finalmente, personal poco involucrado suele ser otro de los grandes problemas a los que se enfrenta el departamento de Recursos Humanos. Cuando la persona encargada del departamento no  tiene conocimientos suficientes de las actividades de la organización, los procesos no se manejarán de la mejor manera.

El departamento de Recursos Humanos debe poder hablar el mismo lenguaje que los operarios, entender cuáles son sus funciones y conocer sus objetivos para poder entenderlos y establecer relaciones beneficiosas para todos. El error suele ser causado por una falta de visión: cuando el departamento de Recursos Humanos se encierra en su labor de reclutamiento y solamente se preocupa de sus procesos operativos, los problemas empiezan a aparecer. Esta limitación debe evitarse en la medida de lo posible ya que reduce las posibilidades de crecer de la empresa de manera indirecta.

Cuando una empresa acepta y entiende que lo mejor que tiene es su gente, empieza a trabajar en pos de conseguir que sea ese recurso la base de su éxito. Solo de esta manera se puede empezar a pensar en la excelencia. Si lo tuyo son los Recursos Humanos, encuentra nuestra oferta de formación en Recursos Humanos.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10