magnify
formats

Sentirse valorado en el trabajo. El reconocimiento potencia la productividad

Publicado en 12 abril, 2017
Compartir

Sentirse valorado en el trabajo es una forma de motivarnos a seguir adelante. ¿A quién no le ha pasado justamente lo contrario? Existen situaciones en la vida profesional en las cuales el feedback de nuestros superiores (incluso en el ámbito del estudio, con los profesores) es nulo, poco o muy ambiguo y no tiene en consideración nuestros esfuerzos. Cuando esto sucede, nos podemos sentir mal, poco valorados e incluso empezar a cambiar nuestra percepción de nosotros mismos si esto se mantiene en el tiempo desde temprana edad.

La motivación en el mundo de la empresa es importante, aunque culturalmente, no somos un pueblo demasiado dado al refuerzo positivo. De hecho, hay muchos jefes que ni siquiera saben qué es el refuerzo positivo y que deben aprenderlo a través de cursos de inteligencia emocional o de coaching. Recientemente, se ha ido convirtiendo en algo más normal, lo de hacer refuerzo positivo, dar apoyo a las personas en el puesto de trabajo y dar visibilidad a sus logros y a su esfuerzo. Hoy dedicamos este espacio a profundizar en la importancia de motivar a los empleados y entender que, también a la hora de trabajar, somos personas con sentimientos y emociones.

Sentirse valorado en el trabajo: ¿Cómo motivarlos?

La falta de motivación puede traer muchas consecuencias para los trabajadores, para empezar, la apatía laboral, la falta de rendimiento adecuado, el deseo de cambiar de sede de trabajo o las ideas que suelen atacar la mente de las personas que no están motivadas, cosas como “quizás esto no es para mí, no podré hacerlo bien nunca, mejor no propongo nada si no me van a escuchar, etc.” A veces, en el interior de las empresas, los jefes se preguntan por qué los empleados no tienen iniciativa, y muchas veces la respuesta está justo delante de sus ojos: no son proactivos porque tienen lo que se suele llamar el síndrome del trabajador frustrado o lo que es lo mismo, no están para nada motivados.

La falta de motivación se relaciona directamente con la improductividad. Está más que comprobado que, cuando un trabajador no se siente motivado, reduce su nivel de productividad.

¿Cómo lograr que el trabajador se sienta motivado?

 No es realmente difícil hacer uso del refuerzo positivo. Podemos, por ejemplo, decir algunas frases de agradecimiento al empleado “gracias por tu esfuerzo en este proyecto, te has superado a ti mismo, es excelente poder trabajar con profesionales de tu valía en la empresa, eres una persona con mucho talento, esperamos tenerte con nosotros siempre porque lo estás haciendo muy bien” entre otras.

También se puede evaluar hacerlo a nivel público o preferir dar el refuerzo en forma privada, dependiendo del estilo y teniendo en cuenta el nivel de timidez del trabajador.

Debemos recordar siempre que trabajar en un ambiente donde las críticas negativas superan los refuerzos positivos, es siempre contraproducente. Es mejor mantener las críticas a raya y comunicarlas siempre en privado, para evitar ridiculizar a los trabajadores o herir su autoestima.

Parte del trabajo de un buen jefe es encontrar el equilibrio en la interacción con sus trabajadores y saber gestionar las situaciones negativas. Por ejemplo, cuando el trabajador muestra apatía, se le ve sin desafíos, desgastado y con poco que ofrecer, es tarea del líder comprender cuáles son los motivos que han llevado a esa persona a ese punto de burnout; puede ser, por ejemplo, lo que decíamos, la falta de reconocimiento personal o el aburrimiento porque las tareas son muy monótonas, o el sueldo que nunca es suficiente y lo lleva a tener que hacer horas extras, perjudicando así su vida personal… Pueden ser muchas las causas del problema. Pero, antes de criticarlo, un buen estímulo será conversar con esa persona, entender su situación, no generalizar nunca y tratar de dar respuesta a sus necesidades.

Hay que comprender que el estímulo positivo debe ser parte de nuestra forma de actuar en general, tanto desde el departamento de recursos humanos como en los cargos intermedios y los directivos. Escuchar que estamos cumpliendo con el trabajo es una forma de sentirnos a gusto y nos ayuda a mantener la motivación en el trabajo porque somos humanos. Te esperamos en nuestras próximas publicaciones en el blog. ¡Hasta la próxima!

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10