Un nuevo modelo de relaciones laborales (y II)

19/10/2009

De un tiempo a esta parte, afortunadamente, muchas empresas han llegado a la conclusión de que el valor añadido también lo generan los trabajadores que trabajan en la empresa. Esto supone un cambio de paradigma por el cual ya no se pone tanto el acento en determinadas personas de la empresa,  sino que se llega a un concepto más global que nos habla de que todas las personas que trabajan en una empresa, gracias a la sinergia que producen, colaboran, en mayor o menor medida en el desarrollo de la misma.

cursorrhh18102009a

creativecommons

En la actualidad, a la hora de valorar a las personas que trabajan en una organización empresarial, no solamente se valora su productividad sino que también, debido a que estos factores también influyen en la buena marcha de la empresa, se tienen en cuenta las actitudes, compromisos y conductas que tienen los miembros de la empresa. Atrás quedaron los tiempos en que el único método válido para valorar la aportación de un trabajador se referían sus títulos y aptitudes.

En estos momentos la evaluación de la actitudes a nivel empresarial se llevan a cabo tanto hacia el interior de la empresa como hacia los clientes que tiene la misma. El demostrar una actitud positiva ante los clientes ha provocado que este comportamiento sea tenido en cuenta a la hora de valorar la calidad total de la empresa.

También la relación que existe en la empresa con sus trabajadores ha variado con el tiempo. Durante la década de los 80 el objetivo, tanto de la empresa como del trabajador, era conseguir una estabilidad laboral para toda la vida en la cual, tanto la empresa como el trabajador, se comprometían: la primera daba estabilidad laboral al trabajador y este en contraprestación se involucraba en la empresa como si esta fuese suya.

Imagen: aflcio2008

Entradas relacionadas

Copyright © UOC X 2019   Aviso legal   Política de privacidad